• MARIPOSAS








    Existe un tiempo en todos nosotros en el que no existe el tiempo y se está siempre en el centro del día, un único día, un solo día, siempre diferente y siempre el mismo, porque sus diferencias te hacen sentir que nada cambia mientras seas sólo el receptáculo en el que esas diferencias se hacen posibles.
    Muchas semanas habían pasado y Ximena, por fin logró entender la complejidad de sus recuerdos, de la no presencia. Cálculos, sumas, divisiones, pagos, auditorias, la sumergían en un continuo absoluto numérico, fuera de él, sólo estaba presente la denotación y la confirmación de una ausencia. De Lunes a Viernes en punto de las 18:00 hrs pm, iniciaba para Ximena el caminar secuencial de los recuerdos, lo intrigante. Siempre era el mismo, el mismo recuerdo repetido, y cada día que pasaba se sumaban detalles diferentes.

    18:00 hrs pm:  Ximena sale del trabajo a enfrentarse a su soledad, la hora de compartir el tiempo con su propia respiración, con sus pasos, con las cuatro paredes de su apartamento y con sus recuerdos. No sabía exactamente cómo la infinidad de sucesos se fueron imponiendo, armando y construyendo; no intento convertirlos en una unidad, aunque sólo después comprendería que esa unidad estaba encerrada en un sólo instante, en una imagen única, que es la expresión de todo y es la que se comunicaba constantemente con ella.

    La vida de algunas personas avanza en línea recta y la de otras parecería que carece de dirección. La vida de Ximena careció de dirección durante muchos años; no fue una estudiante avanzada ni brillante. Gustaba de observar a sus compañeros de colegio, apartada, solitaria, con rostro, gestos y actitudes que anunciaban una distante nostalgia. Tuvo muchos amigos, generalmente personalidades con un dejo de fortaleza  (la nostalgia y la fortaleza son características reconocibles) sus amistades la definirían como una mujer con cierta capacidad de ausencia, de habitarse a si misma. Esta personalidad le confería misterio, que más que otra cosa era su atractivo para el sexo opuesto.
    Ximena no era fea, no era gorda, no era rubia, no era alta, nunca provocaría un duelo pasional, era poseedora de un gran sentido del humor y de su realidad. El primer beso le fue dado a los diecinueve años, edad por la que todos hemos pasado.
    A los diecinueve años Ximena no esperaba ni deseaba nada y encontró todo, pero como no se puede vivir en la totalidad porque a esa edad no se le reconoce, la perdió. Tal vez entonces no sabía en que consistía esa totalidad, pero lo que la acompañaba y guiaba todo el tiempo era una ligerísima sensación de absoluta irresponsabilidad. La verdadera naturaleza de esa irresponsabilidad era una pura ausencia, la negación de cualquier peso, la libertad sin límites. Ximena a sus diecinueve años no era nadie y no habitaba el verano sino que el verano la habitaba.
    Cuando el profesor de Biología organizó una práctica de campo en el estado de Guerrero, cercano a una población llamada Chilpancingo, -que es la capital-  en una pequeña cabaña  que pertenecía al docente y además cercana a un río; Ximena presta solicitó permiso a su madre. Con lista de material y varias cosas más se enfrascó varios días en conseguir una bolsa de dormir, lámpara, frascos vacíos, algodón, alimentos enlatados y ropa adecuada. Partieron un jueves para permanecer durante una semana.  Y en esos días fue que lo conoció.
    Tantos lugares, tantas impresiones y sólo uno los encierra y les da significado a todos. Víctor era también estudiante de preparatoria en Chilpancingo. Como rutina caminaba por las inmediaciones del río, se sentaba en un pequeño paraje a fumar y a tocar guitarra, así como para dejar viajar su mente. Ximena apareció, siguió las notas musicales de la guitarra y encontró al que las producía. Aún Ximena no puede explicar todo lo que implicó la figura de Víctor para ella, todo lo que la sola presencia de él encierra ahora. La única imagen es la que puede ser un chico de veinte años en los ojos de una chica de diecinueve. Simple y sencillamente: la imagen del amor.

    Lo único que recuerda Ximena es haber platicado con Víctor ese primer día, después él apareció cuando el grupo de estudiantes en práctica recolectaban insectos y plantas, la esperó pacientemente, tomaron refrescos y fumaron. Platicaban, sonreían, se besaban. Los días se sucedieron rápidamente y llegó el momento del regreso a la realidad. Ese día Víctor la besaba en el pelo, en la frente, en las mejillas, en la boca. Ella era la inocencia intocada, siempre intocable y siempre presente.  De esta manera concedió a Víctor a través de su pura existencia la posibilidad de conocer y diferenciar.
    Todo esto que Ximena lograba recordar en forma incompleta, no encerraba más que un instante y no tenía sucesión, mientras lo recordaba lo veía, tal como lo vería probablemente antes de morir, no había antes ni iba a haber después.
    Ximena subió al autobús lo miró a través de la ventanilla, le sonrió apenas, como lo hacía siempre, inclino la cabeza ligeramente, un gesto común en ella, y sin que lo supiera se había quedado fija la imagen de Víctor que recuperaría después. Se escribieron durante algunos meses largas cartas. Luego de pronto Ximena no sabe aún por qué, consideró que no tenía sentido vivir para escribir cartas y dejo de hacerlo. Creció, conoció a varios amantes, no muchos, incluso perdió las cartas. Ahora sólo tiene fragmentos de recuerdos que han ido apareciendo a lo largo de los meses en la fatídica hora: 18:00 hrs pm.

    Cuando Ximena logró definir la complejidad de sus recuerdos amputados; como un ritual y a solas, se prepara un café, prende un cigarrillo, enciende el estéreo y busca la canción adecuada para hacer aparecer esa imagen que por fin logró recuperar. Tiene que ponerla fuera antes de que entre al lugar en el que encontrará para siempre la plenitud que le corresponde. La plenitud de la inocencia perdida.


    "Odio la sucesión, odio el tiempo, odio que uno sienta tener muchas vidas y no ser dueño ni siquiera de la única que lo justifica"

    Juan García Ponce



    La canción que escuchó Ximena y que al Ser de este mundo le inspiro escribir este cuento es la siguiente: (me hubiera gustado subirla al post para compartirla con ustedes, pero no sé cómo... perdón)





    "Hoy viene a ser como la cuarta vez que espero
    desde que sé que no vendrás más nunca.
    He vuelto a ser aquel cantar del aguacero
    que hizo casi legal su abrazo en tu cintura.
    Y tu apareces en mi ventana
    suave y pequeña, con alas blancas.
    Yo ni respiro para que duermas
    y no te vayas.
    Que maneras más curiosas
    de recordar tiene uno,
    que maneras más curiosas,
    hoy recuerdo mariposas
    que ayer solo fueron humo,
    mariposas, mariposas
    que emergieron de lo oscuro
    bailarinas, silenciosas.
    Tu tiempo es ahora una mariposa,
    navecita blanca, delgada, nerviosa.
    Siglos atrás inundaron un segundo
    debajo del cielo, encima del mundo.
    Así eras tú en aquellas tardes divertidas,
    así eras tú de furibunda compañera.
    Eras como esos días en que eres la vida
    y todo lo que tocas se hace primavera.
    Ay, mariposa tu eres el alma
    de los guerreros que aman y cantan,
    y eres el nuevo ser que se asoma por mi garganta.
    Que maneras más curiosas
    de recordar tiene uno ...
    ... se repite...

    Mariposas
    Silvio Rodriguez









    FIRMA: Un ser de este mundo




    _____________________

19 locos como ella comentando:

  1. Misionero dijo...

    realmente sorprendente lo que has escrito, desde las primeras líneas y comenzando por el título, me di cuenta que tu relato me conducía casi a un estado de trance de intenso abstraccionismo surrealista, fuertes emociones que junto a un placer de fondo me causa simultáneamente un cierto dolor disyuntivo imposible de evitar, con la certeza de mis visione,s viendo a esta Mafaldilla jugando golosamente con su Ximena y me he quedado extasiado como bordando nostalgia sobre dolor tejido con hilos de placer, definitivamente como has crecido amiga, tu deslumbrante levedad imaginativa ha resultado ser una onza y no completa. Me sentí transportado a un mundo poco comprendido pero con sentido, enredado en remolinos de imágenes atadas a una serie de escenarios secuenciales con sus nobles gestos y tristes acontecimientos y que es sin duda una invitación a reflexionar sobre muchas formas de sentir la vida, una búsqueda inagotable que emprende el individuo desde que entra en contacto con eso misterios que llaman "el amor"

    Disculpa Ma, que no amplíe más pero acá son las 4 am y creo que ya no doy más, pero como dijo mi tío ambrosio, ¡Volvere!

    Misionero

  2. Natinat dijo...

    querida mafalda. pasaba a saludarte y a dar un repaso, pero me encuentro con la grata sorpresa de que has colgado este post que habla elocuentemente de tu capacidades narrativas y creativas. Me llamaron mucho la atención las vivencias de Ximena a quien describes muy bien como un personaje estoico que sobrelleva muy bien su soledad en aras de su devoción por un amor que lo es casi todo para ella, su encuentro con él, su significado como punto de referencia, porque es eso en sí, lo que le ha dado sentido a su vida. Evoca que tiene un amor inalcanzable, pero ese amor no existe en el tiempo, porque está en un presente perpetuo. Amiga me ha dejado como en un limbo la letra de esa canción de Silvio, es todo un poema rico sensibilidad humana y muy apropiada para acompañar tus letras.

    te envío muchos besos y toda mi admiración.

    natinat

  3. Mixtli dijo...

    En definitiva habemos quienes nos gusta vivir con los recuerdos a flor de piel, y si, suelen salir a cierta hora en especiífico y flotar a nuestro alrededor con alguna letra que nos llega de lejos... Qué raro, eres la tercera que anda escribiendo justo de esto, y justo cuando mi fantasma ausente volvió a ausentarse... Ya que...
    Un abrazo Mafalda!

  4. W dijo...

    Tus cuentos siempre me dejan con una sensación de angustia.... de inconclusión.... de nostalgia.... arghhhhhhhhhhhh... ¿Qué?... ¿No será posible que el amor se instale?....

    Ahhhhh... (suspiros)..... jajajajaja

    Besos

  5. Igual que a W, me dejan esa sensación de angustia, me dan ganas de tomar por los hombros a la protagonista, sacudirla, decirle que ya no espere más ese amor que no se va a dar. Puede buscar otros. En fin, creo que ya divago.
    Un saludo!

  6. Buenos cuentos...
    Saludos.

  7. Teculio dijo...

    Mafalda yo estoy con la protagonista, con la fosforescencia de su angustia, vivo en lo inconcluso de sus sueños, amo su ritual...
    De alguna manera a la hora sexta el IV elemento conjuga su pensamiento con el de él y en ese choque de resonancias se concretan el amor y los sueños de Ximena. Quizás esto parezca un poco complicado, pero hay algo trascendente detrás de todo, las promesas, los besos, las frases de amor interpuestas al momento de ejecuciones e invenciones de un supuesto amante y, que al llegar la hora, la princesa cree merecer y lo hace suyo en cautiverio o en extrañas digresiones secretas de sus entrañas.

    Precioso!!. Un saludo del indio

  8. Kix dijo...

    Saludines y buena semana!!

  9. santo dijo...

    pues mmmm al amor no hay que dejarlo pasar pk si no ocurre eso narrar lo que puede suceder o sucedio es mejor vivir y aprenderlo pero practicamente bueno eso cero yo jejeje buena narracion mafalda
    saludos

  10. Asmodeous dijo...

    Me encantan tus probaditas de cuento... tus instantes de amores.

    Saludos.

  11. Lestat dijo...

    Mafalda, que encanto fue para mí que visitaras tu habitación y más placer aún que sintieras el gusto por mis pequeños desvaríos que se anudan en mis laberintos.

    Gracias por invitarme a leer tus cuentos, yo ya los leía desde hace rato sin ser invitado porque tus cuentos tienen el toque que a mí, me llega.

    Preciosa la letra de la canción de Silvio, un buen puntacho de tu parte

    Saludos cordiales,

    GAS

  12. Malintzin dijo...

    Pocas veces uno se puede dar cuenta de cuan importante sera ese amor para uno.. y si podra haber uno que lo supere.

    Y entre ese juego.. de si lo que fui es mejor.. a lo que hoy soy... viene mucho en cuenta la idealizacion.

    En estas cosas..lo mejor es siempre..seguir la corazonada...

    ( o irte con la bruja macuca para que te lea las cartas y te diga tu destino.. jejejee)

    Saluditos!!!

    Mali

  13. Mati dijo...

    Mafalda,

    Eso de Ximena es por experiencia?

    Me quedo con la impresión de que ese post no es tan sólo un cuento...

    Me equivoco??

    Cúidate, besos...

  14. Kix dijo...

    También a mí me dio la impresión de tratarse de una narración con tintes de autobiografía... En cualquier caso me gustó mucho.

    Saludines!

  15. Natinat dijo...

    Es un error craso identificar al autor con sus personajes. Hay en el lector profano la tendencia, quizás por desconocer la esencia del escritor, a considerar que lo creado por este siempre es auto biográfico. Exactamente eso mismo observe en el blog de mi amigo el Navegante, que le comentan como sí él fuera, el sufrido personaje que describe en su relato. Claro que no es que las experiencias personales del autor nada tengan que ver, por supuesto que el autor puede tomar en cuenta sus vivencias propias y, no solo las propias sino también las ajenas como punto de partida para dar rienda suelta a su imaginación, pero nunca jamás lo hace como un simple calco, porque precisamente en eso consiste el arte. Yo siento que la historia de Ximena, se puede ajustar a mí forma de ser y de vivir, y cualquiera que me conozca creerá, que yo soy el personaje real que dio lugar al cuento... jajaja que gracioso, de pronto verme ahí, como un personaje de ficción, siendo apenas un arlequín, una mera coincidencia. Estoy alelada con este delicioso cuento que parece mi propia biografía. Ayer escuche la canción. ¡Divina!

    Besos para ti Mafalda

  16. Gracias al Ser de Este Mundo por compartir su relato. Qué bella puede ser la juventud, aun en su timidez y en su melancolía.

  17. El Navegante dijo...

    CHAPARRITA:
    TE HAS LUCIDO REALMENTE CON UN RELATO IMPECABLE, ESCRTIO CON TODAS TUS ENERGIAS Y SENTIMIENTOS,Y EL REMATE DE ESA CANCION, UNA JOYITA.
    ADEMAS QUERIA AGRADCERTE MUCHO, EL HERMOSO COMENTARIO QUE EN TU ULTIMA VISITA ME HAS DEJADO.
    LLEGO ALGO DEMORADO, PERO AQUI ESTOY.
    ME ENCANTA LLEVARTE A BORDO EN MIS VIAJES, Y ADEMAS POR ULTIMO DE TODO CORAZON LAMETNO EN EL ALMA QUE LUEGO DE TANTO PELEAR CON TODO LA GARRA Y FUERZA QUE TENIA ESE EQUIPO, QUE CASI NOS HACE VARIOS GOLES MAS, NO TENGAN OTRA OPORTUNIDAD EN EL MNDIAL.
    HAN JUGADO COMO AUTENTICOS IDOLOS PARA LA FELICIDAD DE SU PUEBLO.
    UN BESITO

  18. Hasintrucha dijo...

    Fascinante la historia de Ximena, tienes un estilo muy particular de darle vida a tus letras, por ejemplo ese ritual que da inicio a las 18:00 horas después que ella abandona su trabajo, es genial y, hace bullir la imaginación pues, al mismo tiempo que me toca, despierta en mí olvidados vaivenes, como secretas olas que se rompen en el interior de mis entrañas.

    Gracias, te dejo un beso cariñoso.

    hasintrucha

  19. Aminasa dijo...

    Vengo a saludar y me rompes la boca, no hay piedad!!
    Se de mis ausencias y espero que pronto se corrijan, acepto lo del alcohol con gusto y aunque no curan penas sirven para relajarnos..igual no soy tan borracha como parezco. Aca ando prometiendo volver pronto
    Un abrazo