• "G" y mis puntos...







    No olvides disfrutar la rola…



    La experiencia de ver el cielo y sus constelaciones, ha inspirado a escritores y poetas:


    “Mientras pasa la estrella fugaz
    acopio en este deseo instantáneo
    montones de deseos hondos y prioritarios
    por ejemplo que el dolor no me apague la rabia
    que la alegría no desarme mi amor
    que los asesinos del pueblo se traguen
    sus molares caninos e incisivos
    y se muerdan juiciosamente el hígado
    que los barrotes de las celdas
    se vuelvan de azúcar o se curven de piedad
    y mis hermanos puedan hacer de nuevo
    el amor y la revolución
    que cuando enfrentemos el implacable espejo
    no maldigamos ni nos maldigamos
    que los justos avancen
    aunque estén imperfectos y heridos
    que avancen porfiados como castores
    solidarios como abejas
    aguerridos como jaguares
    y empuñen todos sus noes
    para instalar la gran afirmación
    que la muerte pierda su asquerosa puntualidad
    que cuando el corazón se salga del pecho
    pueda encontrar el camino de regreso
    que la muerte pierda su asquerosa
    y brutal puntualidad
    pero si llega puntual no nos agarre
    muertos de vergüenza
    que el aire vuelva a ser respirable y de todos
    y que vos muchachita sigas alegre y dolorida
    poniendo en tus ojos el alma
    y tu mano en mi mano

    y nada más
    porque el cielo ya está de nuevo torvo
    y sin estrellas
    con helicóptero y sin dios.”

    ≈Mario Benedetti≈


    Pero existimos también los que disfrutamos ver el fondo de las cosas desde la perspectiva que da una posición alta: azoteas, rascacielos, ventanas de aviones, helicópteros, penthouses. La costumbre de ver hacia el suelo desde la altura es algo un poco bizarro que me gusta experimentar. Cuando tengo los pies en el suelo y camino, busco de forma mecánica algo donde subirlos: jardineras, plataformas, salientes altas, etcétera. Ya montada en cualquiera de ellas y, a falta de alguna posición más elevada, busco el suelo e identifico lo diminuto.  Es una práctica que consiste en jugar con proporciones; un ejercicio para no perder la humildad ni los parámetros de lo real.
    Cuando se presenta la oportunidad, me subo a los últimos pisos de cualquier edificio para ver el movimiento de los carros, de la gente, los colores; por la noche los autostops o las luces de intermitencia: manifestaciones eléctricas de vida animada e inanimada. Presiento que mientras más alto sea mi lugar de observación, llegaré hasta el fondo del asunto.  Colocada en mi observatorio personal, localizo puntos y luego, al tocar tierra, la tarea consiste en encontrar el punto que vi en las alturas y asimilarla de cerca. A esto me ha dado por llamarle perspectivas comparadas.

    Hace poco pasé una deliciosa noche de amor y revolcón en el departamento de “G”. Él vive en uno de los penthouse de las nuevas torres que están sobre el circuito interior.  La vista a la ciudad desde el departamento de “G” roba el aliento. Aún con la embriaguez del orgasmo, fui al ventanal para ver el suelo. Antes de ir a disfrutar del espectáculo, me detuve a contemplar a mi adonis. Yacía con la flaccidez que proporciona la fatiga. Descansaba de lado izquierdo, cubría su sexo con sus dos manos y sus nalgas tensas, brillaban con la luz tenue de la lámpara de buro; suspiré sólo de recordar.  Con su camisa cubriendo mi desnudez, me acerqué al ventanal de vidrio grueso y doble protección. La sangre subió nuevamente hacia mis mejillas, el corazón galopó.  Mis ojos recorrieron las venas de la ciudad, iluminadas por flujos lentos y coloridos. El fondo del abismo semejaba arena movediza. Tardé en localizar en centro de confluencia donde nace y llega todo; el punto generador de potenciales. En eso estaba cuando una mano desvió mi concentración; sus dedos se abrieron paso por detrás con facilidad hasta mi húmeda vagina y se lo permití.  Y ahí, en el ventanal donde me gusta ver puntos y localizar el centro y fondo del abismo, alguien localizó mi punto y me penetró, haciéndome caer a la vorágine y subir de golpe al cielo.

    Mafalda desde si misma...


    Foto de




1 locos como ella comentando:

  1. Google dijo...

    hola, quiero decirte que me gusto mucho tu blog de imagenes,porque tienes un estilo único. ya tienes un nuevo seguidor.
    ___________________________________
    Fotomontajes Gratis