• Nuevo viaje...



    Una vez más estás preparando el equipaje. Dos años allá, otro allí, tres aquí. La maleta no cambia de tamaño. Tú no eres otro. Leí la carta muchas veces. Creíste que no te descubriría. Esa forma de decir te quiero sin decirlo te mostró de nuevo ante mis ojos. Tus palabras llegaron resbalándose por el tapete de la entrada, descubrí el sobre cuando alistaba el sillón y una mesa pequeña frente al televisor: iba a comer y al mismo tiempo vería Cinema paradiso. Ahí estaba la carta en un sobre. Cuánta incertidumbre cabe en dos hojas, aguardando la estocada certera.

    Te dirigías a mí diciéndome amiga; luego hablaste de los sueños. Por un momento no entendí a qué te referías con eso de: “te miré soñándome”. Luego recordé que siempre me encontrabas montada en nubes de ideas, estoy segura que a eso te referías. No te gusta el orden, así que sin el detallaste cómo es el lugar que abandonas. Es una casa con gatos, con libros, con música, con gestos, con llantos, con sexo, sin niños, sin certidumbre, sin magia.

    Sé cómo eres, lo bueno es que no leí lamentos y justificaciones. Se terminó de nuevo y habrá que caminar. No te soñé, sólo confieso que antes de la llegada de tu carta, las hojas crujieron, avisando tu paso…




    FIRMA: Un ser de este mundo.



    Foto de inicio tomada de internet





    __________________ 

7 locos como ella comentando:

  1. Viajar es hermoso. Por más que a veces nos perdamos algunas cartas.
    Invitado a pasar!
    Saludos.

  2. Champy dijo...

    Esas capacidades de escuchar crujidos, de ver certezas, de oler otras lavadoras.... nos predispone a incitar los viajes?
    Me han sucedido etapas en que quiero eliminar esa... "caracteristica" pero no he podido... sí estoy seguro que no es muy provechosa, quizá te da delantera pero ni esa estoy seguro que sirva.
    Muy bellas imagenes amiga.

    Te miré soñandome... que egocéntrico no? O de ese tamaño es la seguridad que se le entregó?

    2046

  3. marichuy dijo...

    Mi Mafis

    El que siempre está de paso quizá no alcanza a percibir el efecto que causa en el que se queda. O quizá sí, y el irse (que no huir), su constante deambular, es una forma de preservarse del arraigo. No lo sé. Yo he sido alguien que no pocas veces ha sido una desplazada; al principio me gustaba eso: disfrutaba la emoción de hacer maletas una y otra vez (lo cual incluía empacar cada vez un pedacito de mi vida, con el riesgo de perder algo de mi alma, cada vez). Y después, dejé de disfrutarlo. No sé, quizá sea un síntoma de envejecimiento. Y en cada nuevo inicio, reinicio, al recapitular más de una vez llegué a creer que sólo había soñado, que los seres que recordaba haber conocido, y hasta querido, sólo habían existido en mis fantasías…

    Bello y harto nostálgico tu texto.

    Un beso (con la ciudad lluviosa sin cesar)

    "Ay, ruido dulce de la lluvia
    Por la tierra y sobre los techos
    Para un corazón que es abulia
    Ay, el canto de la lluvia"

    Paul Verlaine

  4. Y uno a veces escribe cartas que nadie encuentra...

  5. Alejandro dijo...

    .



    ...simplemente GENIAL, el estilo es depurado, intrépido, sagaz... ondulante en la forma de taladrar la incertidumbre y hacerle un túnel, un par de nubecillas sin color flotan en la levedad de lo no soñado pero advertido en todos sus detalles. Creo que el que se va siempre va cargado de más...
    El final impresionante... serio, claro y preciso (no te soñé)y sella con una frase excepcional... "las hojas crujieron, avisando tu paso…"

    Fuerte mi abrazo y mucho cariño
    .

  6. W dijo...

    Melancólico mi Mafis....

    Siento como si te deshicieras a sacudidas de sentimientos antiguos...

    :)

    Besos muchos

  7. incitatüs dijo...

    Te seguí hasta encontrarme en el mismo lugar.
    aquí, en la antesala de lo mi carta no escrita y esperando que el tiempo le devuelva al remitente.

    Saludos y puntos...