• Ecléctica...




    En este lugar (blog) casi nadie me conoce. Puedo escribir barbaridades; inventarme novios y decir que muchos hombres me flirtean; relatar sin disimulos, sin juego de manos. Por momentos se me olvida contar esa historia que todos llevamos dentro. Otras veces se me complica el cómo hacerlo. Repaso mis letras antiguas y sonrío. Soy la misma y otra, me leo y digo no, y luego pienso sí.
    Así continuo.

    Es necesario escribir, decir, confirmar.
    Tú, léeme si gustas, palpitando desde un púlpito.

    Sé de disturbios, de ciclones y turbulencias. Conozco el sonido de los besos y de las lágrimas. Permanecí muchos años en la mentira y logré sobrevivir cuando llegó la verdad.

    Hay días difíciles, me aburro. Dedico el tiempo a leer libros, blogs, twitts, correos, etc. ¡Ah! También escribo: hoy un cuento, mañana le agrego una cuartilla a esa historia que no termina de ajustarse. Por momentos siento que se me ha detenido la máquina, que olvidé el movimiento de la mano que prende el ordenador, que se me zafó un perno o un tornillo. Y así, desorientada, me atrevo a colocar palabras en los blogs de otros. Eso sí, con gran cariño. Por semanas se me enquista el silencio del tiempo, porque me falta, entonces me desaparezco. Me aburro.

    De pronto parece que me sobran las ventanas. Por una lo vi escondiéndose de todos y con deseo de ser encontrado. En otra la sorprendí enmascarada, acuclillada. Tengo momentos que me gusta casi todo, o bastante, o nada. Los recuerdos llegan y me tocan tan fuerte que me duele la piel al sentirlos. Me rindo ante ellos, se derriten y queman; porque los abrazos son también espirituales, la emoción tiene forma, el deseo sigue vivo.

    Tengo tentación de libertad. Me iré algunos días a los campos. Recolectaré alcatraces gigantes, deshojaré montones de cenizas. El río de las convicciones me mostrará varios caminos. Flotaré por la afluente de tranquilidad.

    A mi retorno solucionaré los problemas de ajuste de la máscara, el nudo de las cintas en la nuca. Tengo que centrarme en la no-historia para soportar vivirla.
    Mmm, o tal vez para disfrutarla.

    Upss, por cierto, a ustedes, ¿cómo les suena la vida?


    Foto de inicio cargada en Flickr por purplebeats



    FIRMA: Un ser de este mundo






    ______________________

5 locos como ella comentando:

  1. marichuy dijo...

    Mi Mafis

    Hay tantos motivos para ponerse una máscara (por ejemplo, una que funciones como coraza). Tantos, como tipos de máscara habrá. Y es que somos como mutantes, siempre estamos cambiando; nunca somos los mismos. Hay quienes con la misma facilidad con que cambian su vestimenta según la ocasión, se despojan de sus sentimientos -si es que los tuvieron- y se deshacen de las personas y sus afectos... como quien vacía su armario de ropa inservible. Quizá porque, como dijo Shakespeare, esto que llamamos vida consiste en estar siempre arriba de un escenario, actuando, simulando permanentemente... en un eterno baile de máscaras.

    E imagino que con sus más y sus menos, todos nos hemos forjado una máscara-coraza; algunas muy espesas y herméticas. Una capa aparentemente impenetrable que nos protege del mundo exterior y que también nos permite, como en el teatro, jugar a ser otro/otra, pero sobre todo que no deje ver quiénes somos realmente. Lo que no sabría decir, es si realmente funcionará.

    Besito

  2. Champy dijo...

    En que aprientos me metes amiga....

    Desde anoche antes de cerrar mis ojitos por vez última, me dije a mi mismo: Champignon: Mañana serás feliz...y hoy eso quiero. En estos momentos estoy que me quemo por ir a La Jornis a leer a LHN que me dice la COMADRE que está genial...pero con solo pensar que puede alterar lo que quiero para mi tengo miedo...

    Y es que así estoy... un día con miedo y el otro triste, al siguiente me emvalentono y al que sigue me vuelvo a entristecer...

    Y creo que lo reflejo, jamás intento ocultarlo, creo que si me lees dirás, este tipo esta loco, pues a lo mejor loco loco loco lo que se dice loco no lo estoy, pero si muy seriamente afectado por mi entorno.... eso si.

    Yo no puedo ir por la vida y ver sin sentir, ir leer y no reaccionar...

    Te lo he dicho en un par de ocasiones...no se como desprenderme de eso....y ni siquiera se si quiero desprenderme de eso...dejaría de ser yo.

    Contradictoriamente, pero no mía, de esas aberraciones de la naturaleza que no te puedes explicar, a mi nada me duele, soy un hombre muy sano, bien educado y mejor alimentado.... a lo mas lo que conozco son los dolores de cabeza de las malditas resacas, pero ya ni eso, con los años he ido perdiendo los ánimos.... Supongo que Dios me compenso proporcionandome esta..."Sensibilidad"? para que todo se concentrará en el alma...y creo, que para esa aún no hay pastillitas maravillosas....o sí?

    Y yo no tengo máscaras.

    Al menos no concientes.

    2046 Besotes para ti y para tu querubín

  3. W dijo...

    Mi Mafis...

    A mí me suena la vida así:

    bum... bum... bum... bum (en tizna!!!)

    Jajajajaja

    Me encanta tu "entrelineado"... :P

    Y ya te lo he dicho, más me ecanta leerte a TI entre líneas...

    Besos

  4. incitatüs dijo...

    Me pasa igual.
    Y no me agrada alejarme de lo que más me gusta, escribir.
    Sin embargo, al sentirme identificado contigo, me siento muy feliz.
    Es un privilegio leerte Mafalda.
    Y yo, aquí seguiré contándote los puntos suspensivos.

    ...

  5. Yo creo que todos, inevitablemente, en algún momento de nuestras vidas mostramos una máscara que oculta nuestra realidad... A veces con conciencia, a veces sin querer, pero lo hacemos...

    Y tambien concuerdo cuando, al igual que tú, reviso antiguos escritos... Y también sonrío (o me entristezco, depende de mi estado de ánimo)...

    Definitivamente, mi Mafis, sigues siendo mi guía en las letras... Me encanta tu forma de plasmar las ideas...

    Un abrazo...