• Intimar con letras...







    Foto cargada en flickr por The constant day dreamer



    Hablar acerca de la intimidad me resulta difícil, incluso con mis amigas.  Es más fácil hacerlo con los personajes de un cuento. Párrafos largos o poéticos salen a relucir.  Me verán fabricando escenarios anegados de gemidos como fondo musical a la pasión. Aún en esta época, mi madre me envía señales violentas con sus ojos cuando me atrevo a decir alguna broma subida de tono.  Pero ya resignada sólo mueve la cabeza, ni que fuera yo a decir pelos y señas de lo que se hace en la cama; no puedo, estoy negada y de eso tiene la culpa  la "buena" educación que, a punta de garrotazos entre ella y mi abuela tuvieron a bien brindarme.  
    Un día llegué emocionada a contar en la sobremesa el incidente del día.  La médica que me impartía la clase de medicina forense preguntó a los ahí presentes si habíamos disfrutado o practicado el sexo oral.  Vaya la cosa, en esos tiempos con dificultad y gran culpa, logré dejar que las varoniles manos de J reposaran en mis senos además de sentir -no sin pudor de por medio- su deliciosa virilidad repegarse entre mis piernas.  Cuando la doctora lanzó la pregunta, de forma inmediata miré de reojo a J, el ingrato sonreía.  La mayoría de las aprendices de médico permanecimos calladas, algunas escandalizadas.  Los hombres con picardia y cierto orgullo decían que sí y se hacían muecas entre ellos, uno incluso puso los ojos en blanco y se mordio los labios.  Barragán, un compañero de ojos grandes, piel morena, hombros anchos y nalgas bellísimas gritó un no rotundo; agregó que esas eran cochinadas, que cada cosa tenía su función, la boca para alimentarse, y etc.  La doctora lo miró con ternura, recuerdo que se puso en pie y, acercándose a él  le dijo: "Mira doctor si te mueres sin que te lo hayan mamado te iras derrotado".  Las risotadas no se dejarón esperar. Cuando terminé de contar la anécdota mi madre ya no estaba en la mesa, la cara de mi hermana era de un palido terroso y a mis hermanos, se les atoro el bocado.

    Tengo que agradecer a la imaginación de otros, muchos de mis despertares.  Cuando conocí a Simone creada a través de la pluma de  Georges Bataille (Historia del ojo) me dio una envidia inmensa, aunque al mismo tiempo: miedo a la muerte.  Un goce desmedido puede llevarte a la muerte.  Luego llegó a mis manos Las edades de Lulú de Almudena Grandes, me sentí normal pero concluí que tenía que buscar alguna solución para disminuir los altos niveles de represión que me auto infligia.  Lolita de Navokov me motivó a mirarme infinidad de veces frente al espejo, a posar escondida en el baño con las tobilleras por abajo de las rodillas y la falda corta, jugando un lápiz entre los labios.  Así fue que mi intimidad continuó siendo narrada por otros y yo la leía tal vez para recordarla.  Ahora la escribo para revivirla. ¿En eso consiste la vida al final, en estar solo, leer, contemplar y recordar?

    Hace dos años compré en la feria del libro en ediciones cal y arena, una serie de cuentos. Un hombre a la medida donde Claudia Guillen es la compiladora.  Once relatos escritos por mujeres, cada una toma un trozo del cuerpo masculino y arma su fantasía. Hombres que nacen, se forman a través de los ojos y los deseos de su creadora.  En estos relatos no hay revanchismo ni mucho menos idealización. Entonces leo Inaccesible (La calva) de Adriana González; La ruta de los espejos (Los ojos) de Claudia Guillén; Juego (La nariz) de Patricia Laurent; Manual de autoayuda para chinos (La boca) de Rosa Beltrán; El vendaval del vello (La barba) de Cristina Rivera-Garza; Arco iris trasmontanos (La espalda) de Ana Clavel; Con tu corazón (El pecho) de Adriana Díaz Enciso; Una noche con Sebastián Bouchet (Las manos) de Ana García Bergua; La Liga del Gineceo (El pene) de Susana Pagano; Memorias del serial pincher (Las nalgas) de Norma Lazo y El caminante solitario (Las piernas) de Gabriela Vallejo Cervantes.  Relatos plagados de imágenes eróticas.  Un hombre a la medida idílico.  En mi caso me identifiqué con Ana Clavel, con Adriana Díaz Enciso, con Claudia Guillen, con Ana García Bergua y con Norma Lazo.

    ¿Que parte del cuerpo del hombre te motiva fantasías?




    ADD:  A petición de Aurore y además para que los hombres no se salgan por la tangente agregaré lo siguiente:

    ¿Que parte del cuerpo de la mujer te motiva fantasías?

    Aunque creo saber sus respuesta, Mmm, a menos que me sorprendan  y me callen la bocota. 



    Firma:  Un ser de este mundo.




    _______________________________



15 locos como ella comentando:

  1. Aurore Dupin dijo...

    Oiga, maistra:

    ¿Podemos cambiar la pregunta por partes femeninas?

    :p

  2. marichuy dijo...

    Mafis

    Más identificada no podía sentirme. Me es casi imposible (a veces sin el casi), hablar en primera persona de estos temas. Recién platicaba con Aurore al respecto y le decía que a veces me sentía como “dama de la vela perpetua.”

    Y como a ti, me resulta más sencillo ayudarme de la literatura. "Historia del ojo" debería formar parte de las lecturas educativas (jajá, nomás de imaginarme a los panistas que manejan la SEP).

    Hace un tiempo me compré un libro de relatos supuestamente eróticos, "Atrapadas en la cama", compilado por Ethel Krauze y no, salvo una historia que semeja una reelaboración light de “El último tango en París” (incluido que en ese ciudad se desarrolla la acción) y otra que alguna influencia de Bataille enarbola, en general no acabé de conectarme con las historias.

    Pero relatos eróticos, en los que el eje central sea alguna parte específica del cuerpo masculino, pues no he leído ninguno. Sobre tu pregunta final, me dejas pensando, creo que las manos y los labios; pero no estoy tan segura porque nunca lo había visto así fragmentado. A mí, los hombres me provocan fantasías como un todo… aunque sí, la boca masculina puede ser un punto muy erótico para mí.

    Saludos Mafis

  3. Mafalda dijo...




    RESPUESTA A LOS COMENTARIOS DEL POST: CONTINUAR.




    Noesperesnada:

    Esto de los blogs llega a ser una adecuada terapia, eso que ni qué. Gracia por tu visita.

    W:

    Mi flaquita, tú no me decepcionaste ni antes ni ahora. Eres una bella mujer y lo principal…no eres pose, eres hermosa, simpática, inteligente y ¡NETA!
    Con esos atributos eres una competencia profesional para los hombres.
    Mundo material y superficial, así es. Me acorde en este momento de un chiste jajaja…luego lo cuento, creo que será el inicio de un nuevo post jejeje.

    Marichuy:

    Mi flaquis, tú eres un ejemplo digno de mención. Imagino que tu sola presencia les calla la bocota no sólo a los machos, sino también a las mujeres insignificantes ¿verdad? jejeje.
    Gracias por compartir el texto de Houellebecq.

    Anónimo:

    ¡Valgame!
    …sin palabras…


    Lumpenpo:

    En la lucha del ser podemos naufragar mi hermoso Poeta. Es lo que veo dentro y fuera del ciber-espacio. Tu barco navegó por caudales interesantes, proporcionándote la oportunidad de ser. Los valores humanos se te desplegaron como gajos. Los extremos muestran más y nos brindan la posibilidad de valorar cosas que en ciertas “posiciones” no vemos. Es por eso que en el post hablo acerca de filosofar en este medio. Sentarme y teclear “profundidades”, existencialismo, individualismo, etc., a partir de mi soledad, de mis fracasos amorosos, de mi sexualidad frustrada, de mi juventud rebelde; se me hace patético y parcial. Muy diferente a lo que tú viviste en Chiapas con los más pobres.
    Los doctorcitos desde nuestra apariencia nos limitamos con tan poco, eso me avergüenza.
    Dices: fe. Vaya mi poeta, la palabra me golpea la cara. Mis compatriotas indígenas tienen fe, y mírame a mí, intentando recuperarla.
    Un beso cargado de amor para ti, mi poeta.

    Fernando:

    Mira tú, escritor. Qué coincidencia. Se lee interesante el libro. Gracias por la visita, un honor para mí.

    Sonia:

    Si mi preciosa S, te entiendo. Oye, cómo adivinaste que soy marciana jajajá…
    Un beso bonita.


    e.r:

    Jajajá, tienes razón mi escritor. Recibo el abrazo.


    Marina:

    Espero llegar a conocerte a ti y a Ever algún día.


    Abraxas:

    Te digo, lo bueno es que estamos de acuerdo. Besos mi diabólico.


    Champygnon:


    No te preocupes mi Champy. Gracias por tu solidaridad, espero poder conocerte y mirar tus ojos algún día. Que bueno que me dices esto: “Si algún día te digo cabrona o desgraciada o infeliz o...te juro desde ahorita que es sin otro afán que de intentar transmitirte un estado de ánimo, jamás de ofenderte o clasificarte…” , digo luego uno es bien sentido jejeje. Ese Cornelio, sólo va a alborotar a tu Bagoas.

    Te mandamos besitos.


    Aurore:

    Me gustaría tener ese cocotero para madre…r algunos especímenes, jajajá.
    Pero mi Aurore, eso no es distintivo únicamente con los cardios. Los piruj… ¡ah! Perdón , quise decir los cirujanos uffff, de otro mundo (Neurocirujanos, cirujanos cardiovascular, los plastilinos jejeje, etc.)
    Oye, siendo exactas, los ejemplares masculinos y cardios tendrán la onda “p” muy grandota pero a ellos se les deprime con más frecuencia el ST-T jajajá…
    Un saludo rítmico de esta niña que a diferencia de la de Quino, sí le gusta la sopita, ¡auchhhhh!


    Lumpempo:

    Gracias por el envío, lo recibí de inmediato.
    Está casa es tuya mi poeta.



    Mafalda

  4. Marina dijo...

    hola, Mafi!

    es interesante y creo que es una de esas cosas magnificas que tiene la literatura, ese canal que se vuelve.

    respecto de tu pregunta, ¿la verdad? el pene! sin dudas!

    beso grande!

  5. W dijo...

    Jajajaja... te vas a burlar de mí, pero lo más erótico que he leído es a Alberto Ruy Sánchez.... (sí, anda... suelta la carcajada....:P)


    ¿¿¿¿¿Qué parte del cuerpo masculino me motiva fantasías???????... todas y cada una de ellas.... mmmmmmmmm.... son hermosos (por no decir deliciosos) en toda la extensión de la palabra....

    Pero aquí entre nos.... las nalgas..... jajajaja


    Besitos mi querida amiga

  6. Abraxas dijo...

    Híjole... pues ninguna! Ewwwww! Wacala!

  7. Champy dijo...

    Te leo con calma y regreso.

    Nomas respondiendo a tu pregunta.

    Las manos y los pies.

    Ay que santurrón este Diablo verdad?

    Que no se supone que el Diablo agarra parejo?

    2046

  8. ese hombre no existe, siempre tienen algo que desentona, eso lo hace apetecible, niña linda muchos crecimos como tu, todo llega... un abrazo

  9. Maxi dijo...

    Que bello escrito, Mafalda, tierno, al escucharlo con la música que acompaña...

    Al leer tantos nombres de autores y cuentos o libros, lo primero que se me viene es: vamos a la práctica, único canal para sentir en cuerpo lo que dicen las letras!

    Y a tu pregunta, y para no caer en lo obvio (el hombre es básico), me gusta mucho sentir, tocar y ver la parte de abajo de la columna vertebral de la mujer, desde la mitad de la espalda hasta llegar al huesito dulce, y un poco más también, que al llegar al extasis desprende una transpiración especial, en exceso y que al instante se vuelve pegote. Tocar esa parte, masajearla, me produce no sólo fantasías sino excitación. Es, te diría, mi forma de constatar que la mujer acabó (sin engaños mediante), y de excitarme más al momento de acompañar esos momentos...

    También el hombro al descubierto, pero eso no es en la intimidad, es apenas una insinuación previa.

    Saludos, y hágale pito catalán a las madres o familiares pudorosas, se están perdiendo algo divino (literalmente, de dios, sagrado, y nada inmaculado)

  10. Champy dijo...

    Siempre que estoy leyendo tus historias palgadas de personajazos y contundencias, te veo a ti, en medio. Tengo mis teorias respecto al Corne, pero esas son mías.
    Yo que tu le hacía una misa a tu Maestra!! La amo!
    Estas Christmas me voy a reglar un librito como el tuyo, vas a ver que si.
    Erotisomo como tal, nunca me he aficionado a leer, pero por supuesto que se han atravezado en mi vida lo que se atraviesa en la vida de todos.... Las once mil vergas de Apollinaire hasta me la regalé en una edición especial bien chidota con monitos pervesos....de lujo.

    Yo tengo claro.

    Dependiendo de lo que me inspire el que tienes en frente es donde me clavo.

    Trataré de ser claro.

    Si es un animal que nomás de verlo me hace jadear, tenlo por seguro que me clavaré y fantasearé con sus pies....la de viajes que puedo tener concentrandome en unos pies.

    Si es un "Hombre" en toda la extención de la palabra, entonces son su manos las que me ponen a soñar.

    Si es un ser extraño, pero que esa extrañeza me lleva a dedicarle una poca de atención, entonces reparo en su nariz.

    Las nalgas y la verga y todo eso.... claro que me gustan y las disfruto, pero me parecen muy obvias. Sacuden mis perversiones? Si, y ya que las conozco sueño con ellas, pero ante un desconocido primero va lo primero.

    2046

    PS besitos a aquel.

  11. Aurore Dupin dijo...

    Como reza una ¡Bomba! yucateca:

    "En esa boquita en flor
    que te ha regalado Dios
    no hay ningún labio inferior
    ¡Son superiores los dos!"

  12. LUMPENPO dijo...

    Si de erotismo se trata, una mujer me inició por el camino erótico de la Biblia con "El Cantar de los Cantares". Cuando descubrí el poema "Besos" de Tomás Segovia, el más hermoso, erótico y completo -después de este, cualquier otro será apenas un lamido- encontré cuerpo de mujer bañado en besos, infinito (http://amediavoz.com/segovia.htm#BESOS).
    Uno miente si dice primero que los ojos, aunque en ellos estacione la vida por completo para adivinar a esa mujer que se presenta anónima; unas piernas, columnas para sostener el paraíso; unos pechos tibios, en su aureola de latidos; unas caderas vaivén de recónditos placeres; manos para que escriban vida sobre piel y rostro para acompañar futuros; un cuello que lleve directo a esos labios de lengua y humedades y el monte de venus que se escala entre enredaderas y perfumes para desterrarse por fin al paraíso y saborear la muerte en orgasmos y delirios. No sé que escoger... me quedo con el cuerpo que es apenas concepto donde mora mujer y compañía, aunque los años, aunque los pesos, aunque las marcas... mujer con eso me quedo.

  13. Aurore Dupin dijo...

    Ehm. Bien. Me quedo con "Bajo tu clara sombra" y "Cuerpo a la vista" de Paz; la belleza en fragmentos no me va.

    Ay, estos fragmentos de Piedra de sol me matan:

    "voy por tu cuerpo como por el mundo,
    tu vientre es una plaza soleada,
    tus pechos dos iglesias donde oficia
    la sangre sus misterios paralelos,
    mis miradas te cubren como hiedra,
    eres una ciudad que el mar asedia,
    una muralla que la luz divide
    en dos mitades de color durazno,
    un paraje de sal, rocas y pájaros
    bajo la ley del mediodía absorto,

    vestida del color de mis deseos
    como mi pensamiento vas desnuda,
    voy por tus ojos como por el agua,
    los tigres beben sueño de esos ojos,
    el colibrí se quema en esas llamas,
    voy por tu frente como por la luna,
    como la nube por tu pensamiento,
    voy por tu vientre como por tus sueños..."

    Oh, Dios, Oh, sí.

  14. Mafalda dijo...

    ....

    Wuauuuuu...


    Lo que provoca imaginar, ¡maravillas!

    Mi Poeta se desbordo y hasta sentí sus manos, ¡auchhh!, asi fue jejeje.

    Maxi se lanzó un clavado y nado en rios furiosos.

    Mi Champygnondesnudo ante todos a su hombre.

    Marinase fue directa al placer, Mmmm jejeje.

    Mi Flaquis cre que es pausada al inicio y torrencial al término.

    Mi W reposa en la dureza y redondez jajajá.

    Al diabólico le gustan las diablillas seguidoras de traseros jejeje.

    La Dama Aurore se valió de un cómplice´magnífico (por cierto, uno de mis poetas favoritos; porque mi favorito es John Keats. Sí, ya sé, muy romántico, pero bueno, me gusta) para la presición de sus deseos.


    Mafalda

  15. Fernando dijo...

    ¿Que parte del cuerpo de la mujer te motiva fantasías?
    Desde que tengo uso de razón.
    Un beso.