• Concierto y desconcierto...







    -¡Ay Ateh! Sólo a ti te pasan esas cosas –le dijo Karina. Sobre la mesa de centro de la sala, Cornelio fingía dormir, haciendo equilibrios de izquierda a derecha y de atrás para adelante; moviéndose similar a un patito de plástico chillador.
    -Todo podría esperar menos que yo fuera la receptora de sus palabras y confidencias. Es penoso descubrir lo desperdiciados que somos los seres humanos. Echando a perder nuestras vidas. Estoy desconcertada.
    -Yo preocupada –le contesta Karina, llevándose la mano a la frente y poniendo los ojos en blanco.
    -Y tú, ¿por qué?
    -¿Se te hace poco preocupante ir a chutarte por lo menos tres horas de música desconocida? Merezco el cielo por solidaria. ¿Va a ser en el Auditorio Nacional?
    -No Karina, es un lugar donde caben por lo menos tres veces el número de personas que llenan el Auditorio. Será en el Foro Sol. Y al cielo no te vas a ir por ¡pécora! Jajajaja. Yo también he sido solidaria contigo cuando te acompañé a escuchar un borrego cantar, ¿recuerdas? No fue nada agradable.
    -Mmm, será mi primer concierto ahí. Y ya veré quién tiene más garra de aguante ¿eh? Tengo que escuchar a ese Peter Gabriel.
    -¡Vayamos jubilosas pues, se hace tarde!



    ¡Vaya cosa! Aquí hay chelas, cielo abierto y fumadores de cigarro a montones. Camino por un lado de Ateh que aún me platica acerca de lo que le paso por la tarde. Filas de hombres y mujeres recorremos la distancia marcada entre la expectativa y el espectáculo. Ese lugar dejará de ser un campo de béisbol para convertirse en un escenario musical. Observo a miles descargando emoción, incluida mi pequeña amiga. Edades variables, incluso niños de la mano de sus padres. Imaginé encontrar púbertos granosos y desfachatados, de greñas alisadas hacia arriba con pegamento resistente. Ateh me descubre en mi silenciosa contemplación. “No te esperabas esto ¿verdad?” me dice la mondriga. Tengo que aceptar que me desconcertó. De pronto, alguien nos sopla a todos con aliento gélido y en ráfagas. Algunos hombres adivinaron el clima y les envidio sus bufandas y gorros. Después de una larga caminata y de subir escalinatas de acero, Ateh y yo llegamos a nuestros asientos. El escenario desde nuestra posición de palco se muestra a la izquierda y diminuto. El palco frete a nosotros y el nuestro se llenarían en minutos. Abajo, en los lugares de silla y exclusivos, la gente inquieta se pone de pie para acudir al bar. A nosotras, los vendedores gritones nos salvaron de andar bajando y subiendo para abastecernos de chelas y papas. Después de los lugares de silla, hay una valla de policías que resguardan un amplio lugar, donde se acomodan la mayoría de la gente y que,a diferencia de nosotras, estarían de pie. No hubo lleno total. Abastecidas de bebidas y alimento, y con las mejillas templadas, inició una noche más para la memoria de dos amigas que cargan historias similares y algunos gustos musicales diferentes.
    Una banda escocesa abrió el concierto interpretando su repertorio durante la primera hora. Ateh no recordaba el nombre de la misma, aunque reconoció y cantó algunas canciones. Luego sabríamos que se trato del grupo Travis, a quienes el sonido no les favoreció.
    Ateh me explica el tipo de rock que escucharé cuando aparezca Peter Gabriel. Aunque no entiendo nada acerca de rock progresivo, un rock acústico me menciona mi amiga. Por fin, unos minutos después de las 22:00 hrs aparece en escena el esperado artista. Antes de cada canción daba una breve introducción en español.
    Terminó el concierto a la una y cuarto de la madrugada del día 28 de marzo. Juntas regresamos a la casa pintada. Cornelio no nos esperaba en el abedul como es su costumbre. No lo vi por la mañana cuando me despedí de Ateh.
    ¡Caray! No sé en qué mundo vivo. Nunca antes había escuchado a Peter Gabriel. Pero eso sí, todo aquel que me pregunte acerca de ¿cómo me fue?, le contestaré que me sabía todas las rolas desde el primer tamborazo, ¡eso que ni que!… Por cierto, estoy segura que al día siguiente del evento los ortopedistas tuvieron mucha consulta, por las torceduras de cuello de muchos -incluida Ateh- que se la pasaron moviendo el pescuezo como guajolotes de atrás para adelante.




    Mientras saborea un turón de azúcar, Cornelio les platica a los peces que ahora el pasado le llama por teléfono a Ateh. Primero fue en carta y ahora por teléfono. La memoria es el cuerpo del recuerdo- les dice. A ese cuerpo Ateh le recetó aspirinas y relajantes musculares. El dolor y la tensión desaparecieron y ahora la memoria está limpia y perfumada. Los sueños la atormentan por momentos, pero Dorotea la ha dicho qué hacer para empezar a disfrutarlos –los peces escuchan atentos a Cornelio.
    Antes de que Ateh y Karina regresen, Cornelio decide ir a visitar al vecino(sí) .







    FIRMA: Un ser de este mundo
    ___________________________

13 locos como ella comentando:

  1. .... dijo...

    muy curiosos tu blog y me cautivo la musica de peter gabriel, aunque me gustaba mas con Genesis que de solista pero es muy buen musico..

    lo vi en Venezuela hace pocos meses.

    saludos.

  2. Anónimo dijo...

    HOLA AMIGOCHA...

    GRACIAS POR MOSTRARME UN MUNDO MUSICAL DIFERENTE... PERO SOBRE TODO, GRACIAS POR SE MI AMIGA.

  3. Kix dijo...

    Ayyyy qué emociónnnnnnnnn!!! Yo no he ido a ver al maestro Gabriel!! Y me requete encanta! Pero la patria anda pobre y más después de la fiesta de Kix versión mini.

    Pero es un maestrazazaso no?? Es un señorón!!! ¿Te tomaste fotos mi Mafaldis hermosa?

  4. Fernando dijo...

    También yo sería solidario de quien quisiera llevarme a ver a Gabriel.
    El desconcierto, ¿se pierde en un concierto? Poco me parece...
    Un abrazo.

  5. marichuy dijo...

    Mafalda

    A mi me gustan los conciertos, aunque casi siempre vivo en el desconcierto, querida para qué negarlo.

    A Cornelio le habría encantado escuchar al gran Peter Gabriel y más en esa noche tan bonita.

    Saluditos

  6. mafalda dijo...



    …:
    Genesis también me encanta. Peter solo, también. Lo curioso o chistoso es primo hermano de lo feo (así decimos en México) jejeje. Gracias por la visita.

    Anónimo:

    ¡Amigocha! Y eso que no narré lo de tu primera vez…oliendo churros quemados jajajaja. La amistad no se agradece gachita, simplemente se ofrece.

    Kix:

    Mija, estuvo chido, y como te digo en tu blog, las fotos las tomó mi amigocha. La crisis se miro en la audiencia, no hubo lleno.

    Fernando:

    Imagino el placer de compartir un concierto contigo. El desconcierto no desapareció, sino se acrecentó por dos vías.

    Marichuy:

    Cornelio…¿logrará forma humana algún día? No lo sé realmente mi Marichuy. Por el momento sigue siendo un ave hermosa, una quimera voladora.


    Mafalda

  7. Mati =) dijo...

    Eres una mujer admirable... Esa profesión tuya es de wowwwww!!! Sabes??? A pesar de que dices que la amistad no se agradece; que sólo se ofrece, yo si te agradezco que me hayas proporcionado un poco de tranquilidad en momentos tan, tan difíciles para mi... Entiendo que es un "proceso normal", pero quien &%$$##"$()=( te enseña a entender que mañana ya no estaremos físicamente con los que amamos...

    Mañana tempanito entra a quirófano, no quiero pensar... Angustia es lo que me provoca que su corazón se rinda mi Mafis...

    Te dejo un gran abrazo y besos mija!!!

  8. e. r. dijo...

    Hola MAfalda!!!
    Hace to que no pasaba a visitarte y no te imaginás la sorpresa al encontrarme con peter gabriel. dónde más irá a para el personaje? Espero que el concierto te haya gustado mucho. yo, como el primero que comentó, prefería al de génesis, y salvo dos o tres temas no conozco mucho de él de solista. pero de seguro habrá estado genial. Te mando un abrazo y saludos...

  9. Ahora entiendo!!... Con razón me cuestionabas lo de Dorotea!!...

    Esta es la primera ocasión que escucho a Peter Gabriel... Y tengo que admitir que me gustó la canción, tanto que es la tercera vez que me la repito!!...

    Voy a buscar más canciones de él... Realmente es muy bueno...

    Un abrazo, mi querida amiga...

  10. MauVenom dijo...

    Mafalda querida

    aquí llegando tarde como siempre

    Me gusta Peter Gabriel pero no me gustan los conciertos lo cual resulta medio absurdo porque he ido a muchos pero la verdad, ahora tendría que ser algo demasiado urgente para asistir a uno

    Ya cuéntanos que pasa con el vencino... qué hay de las hojas, qué dicen?, lo sabes?

    nos haces esperar mucho para ir conociendo la historia y mi expectativa crece

    me dio gusto que reapareciera Cornelio... y ahora esas llamadas por teléfono... que maravilla de mundo.

  11. Jolie dijo...

    peter gabriel... me cautiva no puedo decir mas... y los conciertos bueno, ese toque los hace .. indeseables a veces, pero que puede pasar
    creo que tarde llegamos aca varios según veo... yo llegue tarde para comprar boletos

    que suerte tiene ¡

  12. Angeek dijo...

    Me hubiera encantado estar ahí.
    Abrazos

  13. Mafalda dijo...

    ...

    Mati:

    Tu ma’ es una verdadera luchadora. Y ahí andaré para apoyarte en lo que se pueda.
    ¡Oyeeee! Por cierto...Mmmm... buen taco de ojo que me he dado, jajajá... aunque sea de broma te diré cuñadita jajajá.

    e.r:

    Gracias por los saludos. Me la pase bien en el concierto y también estuvo genial.


    Diego:

    Que bien que escuchaste la canción, ya verás que te gustarán más de una. Saludos amigo.


    Mau:

    A mi me encanta ir a conciertos. También ir a escuchar musiquita : jazz, trova. Bailar (salsa, cumbia, merengue) no es mi locura, pero igual voy si me invitan amigos o familia. Lo que disfruto mucho es ir a bailar Regae, en esto sólo he logrado conocer a un amigo que seguía esa locura conmigo, pero tiene muchos años que se fue a gringolandia a vivir.
    El vecino ya aparece, no te desesperes.
    Mi Cornelio es bello ¿verdad? El pasado puede presentarse de maneras misteriosas...


    Jolie:

    No importa que llegues tarde a este espacio, me agrada que te des tu vuelta.
    Recuerdo que cuando fui a ver a Clapton (con una compañía maravillosa) a nuestro lado se sentaron dos chavos que incluso nos invitaron a darle un jalón al churro, jejeje, pero bueno, nunca he tenido problemas con ese tipo de personalidades, simplemente no los pelo. El olor a mota no me es agradable, pero bueno es parte del show...


    Angeek:

    Mi Dama, te envío saludos. Y espero algún día volver a compartir una buena charla con chela de por medio.



    Mafalda