• REFLEJOS









    Vivo en una sociedad  de reflejos (también ustedes ¿eh?). En estos días, por más que intenté no mirarme en algún espejo –mirarme, lo que se dice mirarme- me descuidaba un momento y de pronto me asaltaba mi propia imagen, como recordándome que tenía un pendiente.

    Dos MEMES y ningún impulso de imprimir en letras lo que ustedes detectan de mí en forma tangencial.
    Existe un poema de Wistlawa Szymborska (poeta polaca) que dice lo siguiente: 

    El águila ratonera no suele reprocharse nada.
    Carece de escrúpulos la pantera negra.
    Las pirañas no dudan de la honradez de sus actos.
    Y el crótalo a la autoaprobación constante se entrega.
    El chacal autocrítico está aún por nacer.
    La langosta, el caimán, la triquina y el tábano viven satisfechos de ser como son.
    (…) En el tercer planeta del sol,
    la conciencia limpia y tranquila es un síntoma primordial de animalidad”. 



    Como verán yo no tengo la conciencia limpia. Al que sí ejercito es a mi sentido común. Todos los días me levanto lo más temprano que mi compacto y cansado cuerpo lo permite, reviso si me encuentro enterita –ya que luego tengo sueños mutilados- me baño con esencias compuestas y salgo a enfrentarme con los vicios humanos. ¡Eso sí! Oliendo a estigmas.

    1. Intento no mentarle la madre a las madres responsables que hacen doble fila para dejar sanos y salvos a los críos en las escuelas. Mientras los otros trastornados y poco tolerables, esperamos lograr llegar a tiempo a la fiesta diaria, para chupar y ponernos bien alegretes. 

    2. Llego por fin al guateque. Y para pura desgracia tengo un paciente estable pero sin deseos de darle intenso al merengue. Entonces, me acomodo tranquila y leo. Estaba yo en el momento crucial donde:  *Fantomas le dice al profesor Semo (si les suena parecido a la realidad es pura coincidencia):  
     Laura no sabe esto, profesor. Ella pensaba que el propósito perseguido por “Los niños del cielo” era crear fuentes de trabajo para sus propios miembros, y no, el verdadero fin perseguido, es sin duda adquirir dinero y poder”. El profesor Semo le contesta: “¿Qué piensas hacer hijo? ¿Tienes pruebas suficientes para desenmascarar a “Los niños del cielo?” Y mi héroe le contesta: “De nada me servirán profesor. Ellos tienen dinero suficiente para comprar testimonios falsos tan importantes que yo quedaría en ridículo”. 

    De pronto entra y me saca de la historia -sin tocar antes de entrar, digo, ¡me puede dar un infarto!- la enfermera. “El paciente tiene arritmia” me dice. Voy y miro el monitor. Indico tratamiento y anoto en las ordenes médicas. Me quedo quieta vigilando el trazo de electrocardiograma del paciente. De pronto el individuo convulsiona y deja de respirar. ¡A moverse! Mi cabezota intentando entender qué fue lo que sucedió. “Y eso que sólo le han pasado 50 mililitros”, me dice la torunda, ejemhh, digo, la “enfermera”. ¡¿Qué, queeeé?! ¡¿Qué le pasaste cuanto?! “Este… usted me dijo que 60 mililitros, ¿o no?”, me dice la interfecta. ¡No, Pancracia. Te dije 60 miligramos, o sea 3 mililitros! ¡Pucha madre! 

    Después de que resolví la tiznadera, con las pantorrillas temblorosas y enchilada al máximo de lo que las conciencias tranquilas permiten: me sale fuego por los ojos y gasolina por el hocico. 
    “La indicación fue verbal por parte de la doctora”, se defiende la móndriga ignorante cuando las supervisoras la interrogan. “Si te digo que le pongas veinte frascos, ¿lo harías?”, la confronto. Sigue defendiéndose sin importar a quién se lleva entre las patas. No lo acepta. Yo no logro ser noble, amarla, respetarla y con toda honestidad la quiero ¡MATAR! Me llega la prepotencia y le digo: “Qué más puedo esperar de una auxiliar de enfermería, que trabaja en una unidad de terapia intensiva coronaria”. ¡Zas! Se me van encima y en masa las supervisoras (ninguna es enfermera especialista). Olvido que existe la humildad y me pavoneo diciendo: “igual de irresponsables e ignorantes”. Y por último hago uso de mi egocentrismo: “Si yo, que me quemé las pestañas durante años, leyendo tratados de medicina y desvelándome por días enteros, en contadas ocasiones me llego a equivocar; contimas ustedes, que en su gran mayoría no tienen ni la preparatoria”. Llega mi jefe –médico y humano como su servidora- y bueno, se arma el agarrón. El paciente sobrevive, y nosotros sacamos los trapos al sol. 

    ¡Ah! Perdón. El post era contestar dos memes. Uno (el de Ross) hablar de 6 valores importantes y 6 valores que no son buenos, desde mi punto de vista. Y otro (el de W) 7 particularidades de mi persona. 

    Conocí de frente y a todo color a W hace más de un año. Saber más allá de lo que se detecta al leer a alguien, es sólo posible con el trato frecuente y con la honestidad de actitud. Entre W y yo se logró. Somos almas afines, sin poses y sin finalidades secundarias. En pocas palabras, somos ¡Netas! 

    A Ross la miré por vez primera también hace un año. Al principio no existió oportunidad de hablar y conocernos, estábamos en una reunión blogger donde acudieron muchos. Hace tres meses lo logramos. Algo atorado traía yo. Lo dije, y todo fluyó. Por un momento durante la plática sentí, que alguien ajusto de tal manera las cosas, para que yo escuchara su historia y ella la mía y descubriéramos que somos parecidas. 

    Ahora ambas me dejan tarea. Tenía dos opciones: sacar mis demonios o colocarme a la defensiva. Opte por lo primero.
     

    Dejo como defensiva los  siguientes puntos que por cierto, yo intento equilibrar ya que considero que es bueno tenerlos en dosis moderada. Acepto que en ocasiones no logro hacerlo con algunas personas:

    - Orgullo
    - Egoísmo

    Invito a quien desee hacer los memes de la manera que más le agrade. 


    *Fantomas. “Los niños del cielo”. Año XI, No 2-406. 27 Abril de 1979. Revista semanal. 



    FIRMA: Un ser de este mundo.

    _________________________

10 locos como ella comentando:

  1. incitatüs dijo...

    ...

    vaya entre Fantomas y los sesenta mililitros de Pancracia la torunda me divertí mucho ésta noche.

    Qué bueno no ser el único que mientras lee (aunque no Fantomas, por ahora) tiene que trabajar con la salud de alguien más.

    -Oye, qué cómo se toman los enemas de Microlax?
    -Que se los ponga en el culo!!, y no estoy enojado, pero déjame seguir bloggeando...!

    Saludos, de otro ser de éste mundo...

  2. W dijo...

    ningún impulso de imprimir en letras?????

    Jajajaja.... cómo sería si lo tuvieras????.... un post de 200 cuartillas....

    Mi Mafis muchas gracias por contestar el meme a tu "very own way!!!"... por eso te lo dejé... yo sabía que de aquí iba a sacar algo muy bueno...

    De tu asuntito en el hospital... casi me infarto nada más de pensar que nos pudiera pasar algo así... arghhhhhh !!!

    Y sí mi Mafis.... siempre hemos sido NETAS... y eso es lo que nos une y nos hace querernos tanto

    Te mando un beso ENORME

  3. W dijo...

    Uyyy... se me pasó dejarte tu estrellita en la frente !!!

    Pero aquí va... plop!!!.... estrellada estás !!!

  4. Angeek dijo...

    El trato frecuente y la honestidad en la actitud...¡eso es la NETA!

    La conciencia está repleta de cosas limpias, sucias y percudidas.

    Yo era fan de Fantomas. ¿Todavía sale?. Hasta vi la peli con Jean Marais.

    ¡Abrazos!

  5. Kix dijo...

    Uta, pero qué pedo con esa enfermeraaaaaaaaaaaaa???? No manches, sí dan ganas de abofetearla por wey eh!! Ay mi Mafis, lo que tienes que pasar!!

    Me pregunto yo, y si el paciente no hubiera sobrevivido, esa pendeja, te echa la culpa o cómo??? que poca madre, pinche gente ingorante y sin un poquito de cerebro!!

  6. marichuy dijo...

    Mi estimada Mafalda

    Me gusta tu reflejo en el espejo. A diferencia tuya, yo no puedo reprimir las ganas de mentarles las madres -in mente- a las ñoras, que todas las mañanas y desde el cuarto carril de la izquierda, se dan vuelta a la derecha sobre Cerro del Agua. Uta, gracias ellas -todas en comionetota- el tráfico del muy transitado Eje 10... se paraliza.

    El orgullo, el egoísmo y la hipocresía mi querida Dra., quizá sean los peores demonios contra los que tenemos que luchar.

    Un saludo

    PS Como si nos hubiésemos puesto de acuerdo: Fantômas llega mi blog... mi nuevo post te lo debo a ti. Creo que debiera dedicártelo y ahora, a doña Angeek también.

  7. ES LA PRIMERA VEZ QUE TE VISITO

    ME ENCANTO TU BLOG PLENO DE DECIRES QUE DEJA A UNO PENSANDO, Y REFLEXIONANDO....

    CUÁNTO DICES

    Y CUÁNTO TRANSMITES.

    TE INVITO A MIS BLOGS

    WWW.PANCONSUSURROS.BLOGSPOT.COM

    TE SALUDO Y DEJO PAZ MARYCARMEN

  8. santo dijo...

    Hola mafaldiux relato cotidiano??? jejeje pues aveces sucede y debes contar hasta mil lo bueno que te haces tus baños relajantes.
    Saludillos

  9. Hola Mafalda!
    uffff...casi me agarra un infarto a mí por saber si el paciente
    sobrevivió!

    Deseo tengas un hermoso fin de semana!!!

    Besos

    Adal

  10. No, pues... Creo que ahora yo seré el único que disertaré con algunos de los comments anteriores...

    Talvez la prepotencia no fue correcta en esa situación en particular, mi Mafis... Tienes razón, si bien algunos hemos tenido la oportunidad de quemarnos las pestañas y malanocharnos noches y semanas enteras para poder alcanzar una educación superior, no debías haberle mentado la madre con eso a la pobre chica... Si, yo se que se equivocó, y también estoy conciente que muchas veces no podemos controlar nuestros impulsos y decimos cosas que talvez no quisimos decir, pero soy un firme creyente en que nadie es infalible y todos, en algún momento, cometemos errores...

    Y si, debo admitir que me reí mucho con tu relato... Jeje... Es que, leyéndolo de corrido, me imagino la escena (en pantalla gigante y a todo color) y no me queda de otra que reirme...

    Un abrazo, querida amiga...

    (PD: Te estoy escribiendo un mail... Ojalá y no me equivoque en la dirección!!...)