• ACERCA DEL ARTE DE CAZAR LOS SUEÑOS

    -¿Alguna vez has mirado lo que hay oculto por detrás de las nubes?
    -¡Fácil!, desde luego que si, hay puro cielo.
    -¡Bha! te creí con más imaginación. No perteneces al grupo que sospecha que podría existir algo tan importante y misterioso, que tiene que ir escondido entre los algodones blancos, algo tan excepcional que la mirada obscena de las personas comunes podría dañarlo.

    -¿Y que tal si no es algo maravilloso?, lo maravilloso se muestra, no soporta permanecer oculto, sobrevive por la reivindicación constante de su fascinante presencia. Necesita de la reafirmación una y otra vez para existir, si eso no sucede es como si no hubiera formado parte de algo. Si es tan especial, ¿por qué negarnos su presencia?, ¿por qué ese desden de no exponerse ante nuestros ojos?

    -Y tu, ¿ Por qué eres tan corto de visión?. ¡Despierta, reanima tu curiosidad!.
    ¿Recuerdas el espejo grande que hay en la sala de música, el espejo que habla, al que prefieres no acercarte porque dices que trasmina luz y frío?.
    Te diré que me miré ayer en él detenidamente, bueno la verdad lo hago casi a diario; meses sin lograr reconocerme en su reflejo; pero hace dos días me identifique por las cejas enarcadas y asimétricas. Por encima de mi cabeza se apreciaba un azul intenso, e instintivamente bajé la mirada, mis pies estaban apoyados sobre el humo de una nube; ¡así es! ahí estaba yo de pie e interrogándome con las cejas levantadas volando sobre algodones de marfil. Pasaron unos minutos hasta que acepte el hecho de reflejarme, y lo que sucedió después, se presentó sin obstáculos. Lo primero que se tiene que hacer es lograr identificarte a través del espejo para después, relajado y con forma, emprender el arte fino y singular de perseguir y cazar entre las nubes los sueños propios y ajenos. Tomando en cuenta las sabias palabras jázaras*, hay que identificar nuestros sueños, darles vida, atravesarlos y vivir en ellos. Los sacerdotes jázaros* hablaban a cerca de: "nadar como pez en los sueños", el alumno inexperto en este arte de cazar sueños, en un inicio tiene que vivir sus propios sueños, navegar en sus profundidades. Pero el alumno adelantado logrará entrar en los sueños ajenos, cazarlos y entrar a disfrutarlos junto con su dueño. En ocasiones hay que mirar los sueños por su borde, con precaución, sin adentrarse completamente en ellos, pero eso sí, conocerlos. Te contaré que hoy solo he logrado dar un paseo por el sendero pálido de un sueño, en donde mi voluntad era más fuerte que el deseo ajeno, me inconforme e intente remediar el resultado, pero también aprendí que el momento también debe ser el adecuado. Salí de mi sueño con una seguridad determinada por el entendimiento. El color naranja del entendimiento pintaba alegremente el camino de regreso. Es mucho más difícil cazar y vivir sueños ajenos, aunque no imposible.

    - ¡Que barbaridad!, y yo tan corto de vista, oye pero estábamos hablando a cerca de las nubes y de lo que escondían.

    - Te has puesto a pensar alguna vez: ¿Hacia donde se dirigen nuestros sueños, nuestras fantasías?.
    Cuando se logran realizar nuestros sueños por fuera del espejo, éstos ya no se esconden en las nubes, en los libros, por debajo de la almohada, en maletas amplias, en la bolsa del abrigo, en los sobres de las cartas, en las habitaciones vacías, en las camas solitarias, en la ausencia del regazo, en el anhelo del beso, en la mirada indiferente, en la espera inútil, en los cines oscuros, en los rincones secretos, en los parques, en las cafeterías ; ya no se esconden en ninguno de estos lugares porque ya son una realidad.
    Con las fantasías -que son reales a diferencia de las ilusiones- hay una diferencia, las fantasías existen confundidas y mezcladas con las nubes, con las flores, con el agua cristalina de un arroyo, con la arena fina de la playa, incluso con el brillo profundo de los ojos amados, con el movimiento rápido de las alas del colibrí, con los suspiros invocados, con las manos blancas y varoniles, con los labios prometidos, con las palabras escritas, con las citas esperadas. Las fantasías viven y sobreviven en la realidad, y se van cuando quieren a esconderse nuevamente, aunque no desaparecen para los ojos que saben mirar.

    - Entonces ¿Los sueños y las fantasías se viven en la realidad?
    - Los sueños hay que soñarlos y vivir para realizarlos, la fantasía es la realidad donde se viven nuestros sueños. Vivimos para soñar, soñamos para vivir, vivimos para fantasear, fantaseamos para vivir...

    PD: ¡¡¡HEY!!! curiosos del mundo, de la realidad y de la no realidad, lean los links de abajo, los invito a conocer a Pavic....si, así es, ya se quien irá corriendo...pst, pst ¡¡¡Avelina!!! (me dices si quieres que te lo envíe) ¡¡Coro!!, ¡¡¡Cuatro Letras!!!, ¡Angeek!, ¡Toño!, Mmmmm me faltan algunos, pero bueno, al que le guste la magia, la fantasía, los sueños...... nadarán con Pavic.





    FIRMA: Un ser de este mundo



    ___________________________________________________

10 locos como ella comentando:

  1. Cuatroletras dijo...

    Me es dìficil realizar mis sueños, los recreo una y otra vez, el dìa que se realizan parece tan natural vivirlos.

    Con las fantasias, es màs fàcil.

    Buenas Madrugadas

  2. Kix dijo...

    Yo también he soñado que vuelo entre las nubes...

    :-)

  3. santo dijo...

    Pues mi sueños a veces son inalcanzables pero eso me hace llegar a metas intermedias y sabes me hace llevar una vida alegre y satisfecha tener sueños es bonito ya que te dan alegria y satisfacion hacerlos realidad es la culminacion del exito/imaginacion
    saludos mafaldiux y sabe me gusto mucho la foto del header ta chidilla :)

  4. W dijo...

    Bueno mi Mafis..... se ve que tienes "bien planchados" los conceptos..... pero dime :

    ¿Cuáles son tus sueños?

    ¿Tus fantasías?

    ¿Tus ilusiones?

    Jejejeje.... ya ves que no doy paso sin huarache y soy bien metiche....

  5. Abraxas dijo...

    Dicen que soy bien fantasioso y soñador... Dicen que no veo bien, que ya necesito lentes nuevos porque que me imagino cosas... pero la verdad es que yo soy bien realista...
    Y me gusta ver la realidad en toda su extensión... Además la realidad siempre supera a la fantasía.

    :)

  6. azzura dijo...

    Nunca recuerdo mis sueños.. pero estoy segura que sueño mucho.. por qué hay gente que no los recuerda jamás?
    Cómo me gustó este post, ha sido super interesante Mafalda;)
    Un beso muy grande

  7. Pato dijo...

    Los sueños hay que soñarlos y vivir para realizarlos .....
    Es cierto , poner todo el empeño ,aunque a veces ..... esos sueños no sean para nosotros !

  8. Coro dijo...

    ¡Ay! los sueños... no tienen límite.
    Y las fantasías, menos.

    Besos

  9. Enrique dijo...

    Un inexperto navegante acaba de topar gustoso con tu post.

    Me ha gustado mucho coincidir en el tema.

    Gracias por el relato, por tus comentarios y la recomendación literaria.

    Un abrazote.

  10. Cuatroletras dijo...

    Gracias por la recomendación.

    Besos