• Presagio...







    «Fui poseída por un hombre alado que sabía de palabras rotas, letras de agua y oraciones ligeras. 

    Fui acariciada por sus manos que enganchan ideas, que tienen compás y logran la nota.

    Fui besada de a poco y de a todo por un hombre mejor que ninguno.»

    Esta es mi canción. Repitiéndola tal vez logre escribir algún día: 
    "Fui poseída por un hombre alado que sabía de palabras rotas, letras de agua y oraciones ligeras..."

    Donají Olmedo.



0 locos como ella comentando: