• Huir, mi mejor estrategia...








    Si hubiera tenido una hija rogaría que no estudiara medicina: una carrera contra el tiempo y la vida.
    Estuve muchos años perdida en el encierro y del mundo. Allá afuera había un misterio, un universo que debía explorar a detalle, así como mi cuerpo.  Y me lo perdí entero.
    Hace unas semanas he revivido cada detalle de mi adolescencia y me ha entrado un dolor intenso en el alma. No me arrepiento de lo que soy en este momento ni mucho menos de lo que he logrado. Lo que me entristece es lo que me he perdido, que es mucho. Sumado a todo esto está mi entorno limitado en libertades de ser. Tuve una ventaja, mi imaginación sin límite, la cual utilizo hasta la actualidad para crear mundos, imágenes, situaciones, escenarios.

    Mi situación y escenario real no pintaba nada bien para que yo lograra lo que soy en la actualidad. Estuve a punto de ser una adolescente perdida en la nada y alguien me salvó. Para mamá y hermanos, esto de lograr ser profesionistas es un galardón hermoso que nos gusta disfrutar sin perder el piso. Somos y tenemos con orgullo y esfuerzo.

    Es por todo eso que cuando conozco personas que tuvieron una infancia bella, sin inconvenientes, con posibilidades extensas y que intentan sacar ventaja de mi, tomo el avión y huyo. Después, en terreno amigo, volteo y analizo.  No puedo dejar el recuento de los hechos a un lado, la base científica me hizo médica. Sé que los sentimientos no se valoran como las cosas materiales, aún así me doy a la tarea de pensarlos. Me hubiera gustado tener un carácter anti-crimen, anti-abatimiento, anti-dolor, anti-cabrones. Lo malo es que soy puro sentimiento. Aún así he tenido la fuerza para sortear pendejadas, crueldades, accidentes, infortunios, pérdidas y soledades.
    Me brindo con facilidad, me engañan con rapidez. Desde hace algunos años (después de una experiencia de aguante y negación), en cuanto descubro la mentira o el peligro, gano el maratón a punta de zapatazos.

    Me falta tanto para entender el mundo y cuento con tan poco tiempo para hacerlo. Me esfuerzo para no perder la fe en la humanidad, para creer en las personas. Pero me he topado con experiencias que hacen que me resista a confiar de nuevo y me vaya de bruces. Impresionada, tomo mi bolsa repleta de contradicciones y me dedico a armar el rompecabezas.  Y literal: anda rota mi tatema, en otras palabras “yo no entender”.  Fui educada con miles de prejuicios que he bateado de a poco. Leer me ha ayudado a abrir fronteras, a deshacerme de dobles ideas, de dobles moralidades.  Pero hay delicadezas, detalles, a los que no debo restarles importancia, que hablan y definen a cualquier ser humano.

    Chav@s, no hagan a otr@s lo que no desearían que les hicieran a ustedes. Es un ejercicio sencillo que no quita mucho tiempo. Ahora, si su intención es la gandallez, chingar, ser cabroncet@s para que no los olviden (un consejo muy trillado), pues allá ustedes. Para aquellos que creen que tarde o temprano todo se paga en esta vida,  prepárense para el madrazo que algún día les llegará.

    Me hubiera gustado tanto haber disfrutado la imagen que creé de él en mi cabeza, de su compañía, incluso de su amistad. Haber intercambiado ideas, aprendido de su elocuencia.  

    Me costó tanto levantar del piso mi autoestima. Me amo tanto en estos tiempos que no puedo aceptar poco, a guevo y condicionado ; aunque tenga la edad que tenga.

    No sé qué traigo cargando en la mirada que no veo con anticipación las intenciones, mi decisión fue mala al inicio, en la parte intermedia y al final, porque en los tres momentos tuve fe de haberme equivocado. Mi intención en los dos primeros momentos fue buena, en el último, acepto mi responsabilidad, fue mala, quería desenmascarar, dar en el blanco.

    Seguiré caminando, sonriendo, disfrutando lo disfrutable, besando cuando se presente la oportunidad, recibiendo caricias y ofreciéndolas (limitadas).

    Perdón pero creer, es algo que para mi está en decadencia…

    Foto de Jan Scholz






1 locos como ella comentando:

  1. Workaholica dijo...

    Amiga querida...

    Yo sólo ("sólo" ya no se acentúa pero a mí como que no se me pega la gana dejar de hacerlo)... a lo que iba... yo sólo sé que el que no arriesga no gana... y sí, nos vamos a dar muchos madrazos con mucha gente, pero siempre existe la posibilidad de encontrar a alguien excepcional...

    No dejes de creer en la gente, porque sí hay personas inteligentes, buenas, exitosas, luchonas, valientes, coherentes.... excepcionales.

    COMO TÚ!!!