• Hologramas de fin de año...









    Termina el año en ésta tierra azteca herida de manera permanente. Hay agotamiento en las miradas. Dominó la corrupción. Tantos años y los mexicanos no hemos aprendido nada. Nos esperan años difíciles. Chocaremos en piedras puntiagudas, se abrirán y sangrarán de nuevo las heridas. Tendremos que sobrevivir para reiniciar. Lo hemos hecho tantas veces.

    El horizonte se abre entre llamas; desde el fondo, el océano truena. El recuerdo milenario de sacrificios y muerte aparece como holograma y nos lastima las pupilas. Iniciamos un camino de regreso, un principio conocido.  Habrá que quemar los miedos, lanzarlos al mar para que desaparezcan en la vorágine, en el ruido profundo del océano. 

    ¡Estamos vivos! dicen los zapatistas y se asoman entre el silencio escandaloso de la injusticia, nos sacuden. Siempre se van los mejores, se esconde la verdad  y se ignora al necesitado.

    Brindo por México, esta vez no brindo por los mexicanos. Que cada uno se responsabilice de sus actos, de sus decisiones. Les ofrezco un abrazo y la seguridad de seguir aquí, en la trinchera, en la crítica severa, en la corresponsabilidad.

    Resulta que después de todo nos queda la esperanza, como último recurso… 



    Agregado…

    Tengo una historia interesante que narrarles. Lo haré en la primera semana del 2013. Es algo real que se ha transformado en comedia y por momentos toma perfiles surrealistas.

    Hace unas semanas me llegaron también buenas noticias con lo que respecta a mis letras, pronto les contaré los pormenores con pelos y señales.

    Este año leí treinta y cinco libros completos; quedaron incompletos de leer quince; esperando ser iniciados: sesenta en formato ePub y cuarenta en bellas hojas de papel.

    Escribí diez cuentos completos, catorce inconclusos y una novela corta sin terminar.

    Perdí un amigo entrañable que ahora es una estrella brillante que me guiará. Sigo necesitando tiempo para mis letras.

    Hubo: reencuentros, amigos, caricias, citas clandestinas, escapes nocturnos, tres viajes, algunas cenas y comidas románticas.

    El fin del mundo me dejó esperando.

    Ahora se acerca la noche buena, la navidad y el año 2013. 
    Los quiero…


    ¡FELICES FIESTAS!


    Foto tomada AQUÍ 






    Mafalda desde si misma…


1 locos como ella comentando:

  1. Angeek dijo...

    Siempre habrá esperanza. Un abrazo.