• Ya no será...



    Pasan las horas… los días, y yo no avanzo hacia otro lado que no sea donde estuvimos cantando nuestra historia. Tú, me verás con los brazos abiertos y las manos escurriendo palabras que hablan de dudas. De nada me sirve anegarme de humores, de pieles, suspiros y sombras distintas; si al final regreso al olor de tus pasos y al musical respiro de tu cuerpo.
    Lleno de sensaciones, voy y vengo. Por momentos quiero saber quién vive en mí, porque parecería que me he perdido en alguno de los senderos recorridos. Y la persona que se mueve, habla, come y piensa, es otra muy diferente a la que, con la pierna izquierda, dio la primera zancada para partir hacia la aventura.
    Me he visto muchas veces extraviado, golpeando mi cabeza en la barda de la indiferencia. Pum, pum, una y otra vez. Intento controlar a ese otro. Entonces, pongo mi mano en el hombro de mí confundido yo, lo sacudo con enérgica paciencia. Cuando logro su atención, es que comprendo su aburrida monotonía de pescar aves blancas, de no atreverse a caminar por fuera de la línea establecida, de sacar el mismo cascajo cada día, de mirar la grieta en la escultura de la soledad.
    Pero mi orgullo es ancho comparándolo con la humildad. Mi necedad es circular comparándola con lo cuadrado de la resignación.

    Shhh,… ¡Tú! No lo cuentes a nadie. Lo cierto es que hay días en que me acomodo en el sillón de los recuerdos: le canto al oído, le narro aventuras, acaricio sus ojos, saboreo su lengua, me meto en su culo, muerdo sus pechos, me trago el momento…
    Y quién iba a decir… me preocupa no saber si vive o muere… pero en mí.






    Otawa Canada 1921




    Querida Ateh:
    He estado preocupada por ti. Primero por la melancolía que percibí en tu última misiva. Y segundo por las hordas negras que caen del cielo. Bueno, eso es lo que me decías en nuestro sueño.
    Recuerdo que mi bisabuelo me contó su experiencia con la peste y la fiebre amarilla, de la sensación de terror martillando miradas.
    Mi pequeña, me preocupé mucho por ti. Por tus enormes ojos, por tu sentido del tacto y del paladar. No pierdas la cordura y no te amargues los momentos. Digiere el sentido de las cosas y voltéalos hacía el lado adecuado. Verás que el color de las cosas puede cambiar, si le proporcionamos la combinación perfecta.
    No cubras tu rostro, mejor protégelo. No talles tus manos, mejor límpialas.
    No escondas tu alma… ¡Cuídala!


    Te quiere, Dorotea.




    -¡Hey , Cornelio! Acércate –le dice Ateh, al ave inquieta que chupa el néctar de las flores en el jardín-. Voy a leerte un bello poema.
    Cornelio entra de inmediato. En su pico cuelga un listón amarillo, que deja caer sobre las piernas de Ateh.
    -¿Y esto? ¿Qué es? -Ateh coloca el listón en la mesa de centro y Cornelio se agazapa encima-. Pon atención, Cornelio, verás qué bella cosa te leeré.



    Safe Creative #0905123608112


    *"Ya no será/ ya no/ no viviremos juntos/ no criaré a tu hijo/ no coseré tu ropa/ no te tendré de noche/ no te besaré al irme/ nunca sabrás quién fui/ por qué me amaron otros.
    No llegaré a saber/ por qué ni cómo nunca/ ni si era verdad/ lo que dijiste que era/ ni quién fuiste/ ni qué fui para ti/ ni cómo hubiera sido/ vivir juntos/ querernos/ esperarnos/ estar.
    Ya no soy más que yo/ para siempre y tú/ ya/ no serás para mí/ más que tú. Ya no estás/ en un día futuro/ no sabré donde vives/ con quién/ ni si te acuerdas.
    No me abrazarás nunca/ como esa noche/ nunca.
    No volveré a tocarte.
    No te veré morir".




    *Ya no será, Idea Vilariño






    FIRMA: Un ser de este mundo.



    ______________________________

15 locos como ella comentando:

  1. Angeek dijo...

    ¡Ay, qué poema más desgarrador!
    Idea se acaba de ir.
    Ese poema tiene un nombre también: Juan Carlos Onetti, su amor imposible.

  2. Mafalda dijo...

    ...

    Angeek:

    Sip, así es, ella se lo escribió a Onetti...su amor imposible..

    Gracias mi Dama...
    Mafalda

  3. Kix dijo...

    Mi Mafis querida, qué gusto verte de nuevo posteando, ¿todo bien? ¿no te contagiaron? Tú que andas siempre en hospitales!!

    Un abrazote!

  4. marichuy dijo...

    Mafalda

    Mi necesidad también es circular y mi orgullo es ancho; no por nada... me va como me va.

    "nunca sabrás quién fui/ por qué me amaron otros"

    Ay pobre Cornelio, cómo se le ocurre a Ateh leerle eso; hasta se me erizó la piel.

    Saludos

    PS sabrás estimada Mafalda, que el intercambio epistolar me fascina; ergo, este post me encantó.

  5. W dijo...

    Arghhhhhhhhhh.... tus letras no hacen más que constatar que la melancolía se nos está metiendo a los huesos..... como la humedad...

    Te dejo un ABRAZO ENORME.... por favor cuídate mucho... incluyendo tu alma....

  6. e. r. dijo...

    Hola Mafalda!
    Da una extraña sensación el desdoblamiento,la ubicuidad, con que empieza el texto. Y luego remontar a fecha tan lejana. Y el poema a Onetti, y Cornelio. Varios sentimientos a la vez. Saludos

  7. MauVenom dijo...

    Me siento como en un vórtex de melancolía que se agranda y me tiene sumido

    se agranda proque varios de las personas que acudo a leer participan con su propia fuerza

    ayer justamente saqué Cuando Entonces de Onetti para acabármelo de nuevo.. hoy que leo esto de Vilariño no sé si me atreva por ésta y otras razones

    es hermoso pero tan... cercajo, ja.

    Es hora de salir.

    Últimamente creo que ya no me entiende nadie. Curiosamente yo sí me entiendo y antes no.

    Besos.

  8. Susana S dijo...

    Que bien me hubiera venido este poema hace unos cuantos años.

    Te mando un abrazo grande,grande

  9. michelangelo dijo...

    Ay, aquellos tiempos en que estando lejos, te comunicabas por carta, por correo ordinario, la carta te llegaba perfumada, habia que esperar de menos 15 dias para ver la respuesta, era mas emocionante. imaginate si Vida y onetti hubieran tenido email :)

  10. Jolie dijo...

    ... pero tu quieres que me empeñe otra vez, mejor dicho me desempeñe por el abismo de mi propio llanto... hoy me atavie de una falda linda y camine erguida.. y sonrei un poco

    pero creo que eso no se oculta con la percha... creo que yo ire a despeñar mis cartas y luego, si puedo buscare a Onetti para torturarme con clase

  11. Auch!!... Ese poema como que desgarra, mi querida Mafis!!...

    No entendí la primera parte, lo del yo que acompaña al otro yo... O sea, no entendí el sentido de la comparación del mismo yo ante el otro yo...

    (... Jeje... Creo que te confundí con mi confusión!!...)

    En fin, si algo estoy haciendo mucho últimamente es proteger mi rostro y limpiar mis manos...

    Y coincido con Marichuy, ¡¡pobre Cornelio!!...

    Un abrazo, mi Mafis querida...

  12. Angeek dijo...

    ¡Por supuesto que te sigo! Aunque sea a pie....¡Ahí vamos!

    Saludos

  13. W dijo...

    Que si te sigo ????????????

    SIEMPRE !!!!!

    Aquí andamos, agarraditas de la mano....

  14. Mafalda dijo...



    Kix:

    Gracias por preocuparte. No me contagie. Aquí andamos con mucho trabajo y bastante ánimo.

    Marichuy:

    El Cornelio tiene que aguantar vara no le queda de otra jejeje.
    Que bueno que te gustó el poema. Así somos las mujeres de dramáticas cuando amamos jajajá…

    W:

    Seguiré tu consejo mi amiga, me cuidaré el alma.

    e.r:

    Me agrada que sientas esa sensación, que por cierto es lo que yo siento al escribirlo. Saludos a ti también.

    Mau:

    Me hubiera gustado no haber contribuido a reafirmar tu melancolía…jejeje, no es cierto, me encanta que sientan mis letras…
    Sería interesante entenderte…

    Mafalda

    Susana:

    Los poemas siempre vienen bien con unas chelas y con música de Teresa Salgueiro de fondo jajajá…
    Saludos amiga.

    Michelangelo:

    Tener de puño y letra la evidencia del amor es chido. Yo guardo algunas palabras en hojas sueltas, y aunque el que las escribió ya no siente nada por mí, cuando veo sus trazos de amor, me llega la seguridad de que la tinta de la pluma no miente. Saludos.

    Jolie:

    La que se empeña eres tú jajajá. Oye mija, no tiene nada de malo desgarrar en historias fantasiosas nuestras dudas, darles cobertura amplia en personajes ficticios y a lo mejor encontramos salidas, respuestas y llenamos vacios. Es mejor escribir cuentos tristes a permanecer tristes…bueno, a mi me funciona.

    Diego:

    Gracias por el abrazo. Y el poema es desgarrador jejeje, de eso se trata, de desgarrar el ansia.

    Angeek y W:

    Gracias por seguirme…aunque sea a pata mi Dama, jajajá…



    Mafalda

  15. Fernando dijo...

    Me parece tambián a mí que es pasarle una mala jugada al pobre Cornelio.
    Supongo que se le quitarían las ganas de seguir con el néctar y quizá se pasaría a algo más fuerte para mitigar ese trago de amargura.
    Un abrazo.